Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 3 de 6

POR: Carlos
VOTOS: | VISITAS: 1788 | 06-05-2008 19:34:29

Mi mujer, yo y...

quisiera pues ambos estaban seguros de que con quien mejor 
podían estar era el uno con el otro, aunque disfrutaran 
del sexo con otras personas. Nos reconoció abiertamente que le 
encantábamos, que éramos una pareja ideal y que se nos 
veía felices. Terminamos bebiendo mucho más en una discoteca donde 
ella mostró en ciertos momentos más atención a la "presa" 
difícil, es decir, a mi mujer. Hubo un momento en 
el que fueron juntas al baño y tardaron unos minutos. 
No sé que hablaron allí pero la curiosidad me mataba. 
Al verlas salir y dirigirse a mí, me dijeron con 
total normalidad que nos fuéramos a casa a tomar la 
última copa. Durante la cena, mi mujer le había reconocido que 
las chicas no le atraían y que le sería muy 
difícil practicar sexo con alguna. María respondió que eso le 
pasó a ella hasta que lo probó pero que si 
accedía a un encuentro íntimo con ella, se convertiría en 
un "hombre" para mi esposa y así hacerlo más fácil. 
Aquello provocó las risas de todos pero me dejó tan 
intrigado creo que como a mi querida mujercita.  Al llegar 
a casa, nos sentamos y bebimos algo más. Mi mujer 
no es muy dada a la bebida y era evidente 
que ya no estaba muy "católica". No paraba de reir 
y llegó incluso a cierta complicidad con María. Todo ocurrió 
muy deprisa.  María puso su mano en mi pierna y 
ante mi mirada de asombro me dio un apasionado beso. 
Mi mujer miró entre asombrada y complacida. Digo eso porque 
no reaccionó como yo hubiera pensado. Se limitó a ver 
la escena tal y como discurría. María metió su lengua 
hasta mi garganta y no dudó en poner su mano 
en mi paquete. Yo miraba de reojo a mi mujer 
y ella con rostro serio seguía dando sorbos a su 
vodka. María abrió la cremallera del pantalón y inevitablemente mi 
polla salió disparada como un resorte. Estaba más empalmado que 
la bandera del Estado Mayor y María empezó a chuparla 
sin dejar de mirar fijamente a Sandra.  Sandra no dejaba 
de mirar la mamada y yo, casi sin atreverme a 
encontrarme con sus ojos, cerré los míos.  Cuando estaba en 
el momento más excitado ella paró. Se sentó al otro 
lado del sofá y se inclinó hacia Sandra. La besó 
dulcemente y ella se dejó hacer. Cerró sus ojos al 
igual que yo y se entregó por completo a la 
"experta". La cogió de la mano y se levantaron con 
tranquilidad. Al llegar a la entrada del dormitorio María se 
dirigió a mí. ¿No vienes? Si, siiiii …por supuesto…. La tumbó en la 
cama y con mucha parsimonia la desvistió. Yo me recosté 
a su lado y empecé a chupar los pezones de 
mi mujer. Tanto María como yo nos habíamos aliado en 
un pacto silencioso en dar placer eterno a Sandra. Las 
tetas de mi mujer eran mucho más grandes que las 
de María y pronto sus pezones se pusieron duros como 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar