Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 2 de 4

POR: BETO
VOTOS: | VISITAS: 1503 | 29-05-2008 09:13:37

AYUDANDO A AGUSTIN

una tigresa experimentada en la cama, nos pareció ideal para 
Agustín y, naturalmente, también para nosotros. La buscamos y, aunque 
tenía otros compromisos, aceptó. Creo que lo que la terminó 
de convencer, fue que le ofrecimos tener un encuentro con 
un muchacho rosadito como un bebé, grande y virgen. Acordamos 
con Rossy –así se hacía llamar– que vendría a última 
hora de la tarde al departamento para quedarse hasta cerca 
de la medianoche, hora que la buscaría otro cliente. Acomodamos 
los colchones en dos pilas para que, con un poco 
de buena voluntad, parecieran sillones. Cuando ella entró, inmediatamente ubicó 
a Agustín y se le sentó muy cerca, seduciéndolo desde 
el comienzo. Agustín no lo podía creer y cuando ella 
prácticamente lo arrastró a la otra habitación, nos echó una 
mirada agradecida inolvidable.  Cerraron la puerta y todo quedó en 
silencio. Después de un corto rato, pudimos oír un  
chillido rítmico de la cama que indicaba que finalmente Agustín 
lo estaba logrando. Estábamos brindando por él cuando oímos un 
ruido tremendo, sordo y seco que no podíamos explicar. Escuchamos 
un quejido, risitas contenidas y, luego de un largo silencio, 
volvió el movimiento de la cama.  Ese mismo día, en 
la intimidad y entre risas, Rossy me contó lo sucedido. 
Ella apenas tuvo tiempo de quitarse la ropa y ya 
Agustín se le había tirado encima, como un toro embravecido 
e inexperto, que era. Su verga, me contó, trataba de 
entrar en cualquier parte, lo más pronto posible. Rossy, que 
tenía una hermosa y cuidada vagina, le gustaba hacer las 
cosas con mucha calma. Colocaba un almohadón debajo de la 
cola, para que le alzara la cadera. En esa posición, 
demorando al máximo su oferta, abría lentamente las piernas para 
mostrar poco a poco la maravillosa abertura rosada que tenía. 
Era un verdadero show lento que podía llegar a enloquecer 
a cualquiera. Su vagina, a pesar del uso intenso que 
le daba, era tan estrecha que parecía la de una 
adolescente y estaba adornada exteriormente con el bello púbico recortado, 
y hasta diría que peinado, cuidadosamente. Cuando finalmente cogía, ella 
tomaba la iniciativa moviendo no sólo las caderas sino también 
algún músculo interno que a uno le parecía sentir una 
mano, cariñosa y tibia, que te iba envolviendo, en una 
prolongada caricia, hasta el fin. Era una verdadera artista de 
su profesión, que ponía el alma en cada presentación, pero 
que, en esta circunstancia, no tuvo tiempo para preparar su 
actuación. Cuando la verga de Agustín la alcanzó, penetró en 
su concha como venía, para inmediatamente comenzar a moverse atropelladamente. 
Ella no podía calmarlo, de modo que sólo atinó, aprovechando 
cada vez que él iba hacia atrás, a moverse tratando 
de acomodarse mejor. Sin embargo, el peso de Agustín, me 
contaba ella, no le permitía demasiados movimientos. Aún así, se 
las arregló para estirar un brazo y alcanzar un almohadón. 
Trató de ponérselo debajo pero le resultó imposible porque, además 
de su propio peso debía levantar el de Agustín. Entonces 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar