Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 3 de 4

POR: BETO
VOTOS: | VISITAS: 1504 | 29-05-2008 09:13:37

AYUDANDO A AGUSTIN

se le ocurrió ir desplazándose hacia el borde de la 
cama, buscando una mejor altura para su cadera, que ponga 
su vagina en un mejor ángulo de penetración. A medida 
que se movía en esa dirección, buscando la pose buscada, 
fue notando que el peso de Agustín se aligeraba y 
que la cogida se hacía  placentera. Pero en el 
mismo momento que alcanzaba el más alto nivel de calidad, 
sucedió lo imprevisto. Agustín, sin captar el movimiento de ella 
y ofuscado en el suyo, no advirtió que sus piernas 
perdían apoyo y, tras dejar escapar un quejido de sorpresa, 
se desprendió de Rossy yéndose bruscamente hacia atrás. Cayó lentamente, 
moviendo los brazos, hasta dar de espalda contra el suelo. 
–“Quedó como un sapito, de espaldas, con los brazos y 
piernas flexionadas y, en el centro, la verga seguía parada” 
–me contó, muy divertida, Rossy–“Era un espectáculo verlo, con esa 
carita de susto y su pija parada al máximo”. Ella 
lo tuvo que ayudar, entre risas, a volver. A Agustín 
le dolía bastante la espalda pero su pasión fue mayor 
que el dolor y siguió hasta acabar. Después que él salió, 
fuimos pasando de a uno. Eran polvos apurados porque ya 
quedaba poco tiempo y ninguno quería quedarse sin recibir el 
premio. Cuando pasó el último, Rossy corrió como estaba, en 
bolas, a la otra habitación a hablar por teléfono. Todos 
la miramos. Era una mujer bellísima y seductora, así como 
estaba, apoyada en la pared, hablando y moviendo las manos 
como si estuviera vestida, sin la menor vergüenza. En ese 
momento, nos dimos cuenta que de su concha le salía 
una importante cantidad de un líquido transparente y viscoso que 
parecía clara de huevo y que, aunque demoraba en caer, 
iba dejando un charco cada vez más grande en el 
piso. Ese líquido que caía, y seguía cayendo, era la 
leche que todos nosotros le habíamos estado echando adentro, digamos 
que era la suma de nuestro semen y que ahora, 
al estar parada, caía al suelo por acción de la 
gravedad. Lo que más nos sorprendía era la cantidad que 
éramos capaces de producir.   –“Esto nos hace a todos, 
hermanos de leche” –dijo uno de los muchachos. Y todos 
nos reímos de la ocurrencia, menos Agustín. Se levantó y 
la cubrió mientras Rossy, que continuaba hablando por teléfono, lo 
miraba divertida. Cuando terminó de hablar, se acercó a Agustín 
le regaló una mirada llena de aprecio y lo besó 
en la boca, como una forma de agradecer su gesto 
y, de paso, festejar su inocencia. Se bañó y cuando 
salía para irse, se despidió de todos nosotros con un 
movimiento de una mano, pero a Agustín se le acercó 
especialmente para hacerle una caricia en la mejilla, que lo 
hizo ponerse colorado. Él se levantó diligentemente y, luego de 
acompañarla hasta la puerta del edificio, volvió resplandeciente, pensativo y 
tan callado como siempre... Terminamos de comer los restos de pizza 
 y de tomar la cerveza, acomodamos los colchones y, 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar