Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 1 de 4

POR: BETO
VOTOS: | VISITAS: 1504 | 29-05-2008 09:13:37

AYUDANDO A AGUSTIN

Cuando yo tenía 20 años el servicio militar en la 
Argentina era obligatorio. Había un sorteo para ver dónde tendrías 
que ir y a mi me tocó un lugar cerca 
de la ciudad de La Plata. Los fines de semana, 
un grupo de compañeros del servicio militar, salíamos juntos a 
divertirnos. En esa edad, la diversión principal era salir a 
buscar donde coger, algo que se hace difícil cuando disponíamos, 
como era nuestro caso, de poco dinero y poco tiempo. 
Esto, lo sabían perfectamente las prostitutas que nos buscaban –y 
nos encontraban– en los bares que, en aquella época, estaban 
frente a la estación ferroviaria. Éramos un grupo de fanáticos 
amantes potenciales, siempre disponibles para cualquier mujer que nos aceptara, 
sin importarnos edad, altura, peso o color de pelo. Vivíamos 
plenamente esa edad maravillosa donde, se haga lo que se 
haga, siempre quedábamos insatisfechos. Y así, que fuimos conociendo casi 
toda la oferta de prostitución que había en ese lugar. 
Naturalmente, al avanzar nuestra experiencia, fuimos seleccionando las que nos 
parecían mejores y, con algunas de ellas, llegamos a hacernos 
confidentes y amigos. Nuestro grupo era normalmente de cuatro muchachos, con 
agregados circunstanciales. Uno de nosotros era de La Plata y 
su padre, conocedor de nuestras necesidades juveniles, nos dejaba dormir 
en un departamento de su propiedad, de dos ambientes y 
casi sin muebles pero con teléfono, algo que era muy 
valioso en esos tiempos. Durante los dos años que duraba 
el servicio militar en la Marina, ese lugar se volvió 
nuestro centro de operaciones para las salidas de los fines 
de semana. Tenía un dormitorio, equipado con una sencilla cama 
de una plaza y media, y otra habitación más grande 
donde, en varios colchones tirados en el suelo, solíamos dormir 
como podíamos. La habitación de la cama, que nosotros adorábamos 
como si fuera la Suite Presidencial del Hilton, se usaba 
para tener algo de intimidad, ya que lo normal era 
que juntábamos dinero entre todos y, tras un poco del 
lógico regateo, pagábamos a una sola mujer para que nos 
atendiera a todos, uno por uno. Mientras los turnos se 
sucedían, el resto esperaba en la habitación más grande, donde 
nos divertíamos haciendo una mezcla maravillosa de pizza, cerveza y 
risas juveniles. Una vez, se nos acopló un muchacho del Chaco 
al que todos queríamos por su carácter apacible y sencillo. 
De padres alemanes, era un campesino casi pelirrojo, grande y 
bonachón que manifestaba a cada momento la inocencia de su 
vida simple y que, ahora, vivía deslumbrado con la ciudad, 
y con el hecho de pertenecer a un  país 
tan grande y variado, que recién empezaba a conocer. Cuando 
Agustín, el muchacho chaqueño, nos confesó que nunca había estado 
con una mujer, no lo podíamos creer pero, como era 
un tipo muy bueno, decidimos ayudarlo a tener su primer 
encuentro sexual. Una de nuestras chicas amigas, que tenía buen 
carácter, buena figura y una forma de ser que combinaba 
el aspecto de una novia modosa con la acción de 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar