Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 2 de 3

POR: ANGEL
VOTOS: | VISITAS: 1345 | 28-08-2008 14:05:12

ME INICIO MI MEJOR AMIGO

para detenerse. Cada movimiento suyo era un tramo de su 
poronga entrando gradualmente hasta que definitivamente pude sentir el golpeteo 
de sus testículos y entonces comencé a llorar. Hoy no 
recuerdo si fue por causa del dolor, la excitación o 
el desahogo de un deseo encubierto, pero lo cierto es 
que esto pareció incentivarlo aún más. Recién cuando el dolor 
fue paulatinamente convirtiéndose en placer, pude comenzar a gozar propiamente 
del desflore que mi amigo me estaba efectuando, mientras él 
me consentía y me consolaba a la vez que transformaba 
mi cola en una conchita. Finalmente me rompió bien el 
orto. Tomándome de las caderas me cogió de tal forma 
que me hizo acabar sin tocarme siquiera (algo que luego 
descubrí que podía pasarme ocasionalmente) aunque lo ideal hubiese sido 
acabar juntos, porque él continuó cogiéndome con todas sus ganas 
hasta acabar. Al día siguiente, me fui a mi casa 
pensando que todo había sido una locura del momento, producto 
de la calentura y del alcohol que habíamos tomado.  La 
siguiente vez que fui a su casa, tuvimos una charla 
con respecto a lo que había sucedido aquella noche, y 
ambos coincidíamos en que el sexo debía disfrutarse sin remordimientos 
ni culpas. Pero a pesar de la confianza y madurez 
con la que estábamos encarando el asunto, yo no podía 
evitar sentirme avergonzado ante el hecho de que él, siendo 
mi amigo de tanto tiempo, había logrado con creces poner 
en manifiesto lo mucho que yo había gozado de que 
me rompiera el orto en forma tan categórica. Yo no 
sabía como esto podía influir en nuestra amistad, pero lo 
cierto es que la experiencia me había gustado demasiado como 
para no seguir explorando ese lado femenino que él mismo 
me había puesto al descubierto. Tenía la suficiente confianza para 
decirle lo que me estaba pasando, así que cuando le 
confesé mis deseos de reafirmarme sexualmente con él, supo comprenderme 
y me alentó a que me asumiera sin culpas, ofreciéndose 
incluso a realizarme nena en la cama si eso era 
lo que yo anhelaba. Le dije que sí. Luego tomamos 
algo y escuchamos música como siempre. Pero a partir de 
momento, hubo un acuerdo implícito entre nosotros en el cual 
él me haría asumirme sexualmente sin restricciones.  Esa noche cuando 
su madre se fue a dormir, nos fuimos a su 
habitación y nos desvestimos sin decirnos una sola palabra, quitándonos 
incluso el slip para meternos en la cama. El encendió 
el velador y se acostó con sus manos detrás de 
la nuca como esperando lo predecible, por lo que directamente 
comencé a chuparle la pija con toda la confianza que 
me había otorgado su consentimiento de efectuarme nena en su 
cama. Sentía como su poronga iba creciendo en mi boca 
hasta alcanzar su colosal tamaño sobrepasando la altura de su 
ombligo, obligándome prácticamente a recorrerla solamente con mi lengua. Seguidamente 
me hizo poner en cuatro bajándome el torso hasta apoyar 
mi cara sobre la almohada. Sacó un potecito de vaselina 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar