Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 6 de 12

POR: El Angel
VOTOS: | VISITAS: 2059 | 20-09-2007 14:09:20

DELICIOSO EXAMEN FISICO

yo creía que Isabel tenía la intención de empotrar algún 
objeto, un dedo o algo así en el culo de 
Zoila. Así que hice lo que me dijo. Con mis 
manos separé las nalgas de Irma con mucha fuerza. Al 
momento su ano prieto y recio y su vulva quedaron 
expuestos. Ella gritó y dijo:  -¡¡Aayy!!, Jose. No me abra 
tan fuerte.  -Disculpe -dije aflojando un poco-, no quise lastimarla. 
-No,Jose -dijo Isabel-, así está bien... Va a sentir dolor 
al principio, pero después ya no. mejor ábrala más.  Volví 
la vista hacia Isabel con una mirada de confusión, si 
aquello le había dolido a Zoila, al separarle más las 
nalgas podía incluso producirle un desgarro.  Ella percibió mis pensamientos 
y me dijo:  -Hágalo, no se preocupe, no se va 
a rajar, esta Zoila tiene un culo bien resistente, no 
crea que es la primera vez; además, yo sé lo 
que estoy haciendo.  -Si insiste -dije.  -Haga lo que dice 
Isabel -dijo Zoila cuando volví a verla como pidiendo su 
consentimiento.  Y mis manos volvieron a dividir las nalgas de 
la morena, esta vez lenta pero mucho más vigorosamente, y 
ella enterró las uñas en la almohada y lanzó un 
alarido como para ser escuchado a una cuadra a la 
redonda. al hacer eso, parte de la mucosa anal, rosada 
y húmeda quedó expuesta de nuevo.  -Así está bien -dijo 
la blanca. Y seguidamente se prendió con sus labios del 
minúsculo agujero, besándolo y lamiéndolo. La morena se estremeció en 
lo más hondo y empezó a gimotear como lo hace 
las gatas al hacer el amor. Casi se me salen 
los ojos del estupor al ver lo que Isabel estaba 
haciendo con su compañera. Con toda claridad veía como la 
lengua sonrosada lamía el ano en todo su derredor y 
dentro de él, sin asco y sin prejuicios de ningún 
tipo.  La lengua de Isabel se esforzaba mucho tratando de 
traspasar inútilmente en el minúsculo hoyo, sin embargo, las contracciones 
de éste le permitían cierto acceso y ello hacía enloquecer 
a Zoila. Yo por mi parte, agarrando con mis manos 
las abundantes nalgas de la morena, abría su trasero con 
mucha fuerza de tal manera que no distinguía si los 
pujidos de Zoila eran por el dolor que yo me 
empeñaba en producirle o por el placer que a Isabel 
no le costaba suministrarle.  Aquella era quizás, una de las 
caricias que a Isabel más le agradaba hacerle a la 
morena, porque pasó muchos minutos en ello. Por momento se 
afanaba con el minúsculo orificio y luego con la velluda 
grieta que estaba más abajo.  Los labios de la blanca 
soltaron por fin el trasero de Zoila.  -¿Le gustó? -preguntó 
Isabel.  -¡Aahh, sí!, pero también me dolió mucho -dijo mientras 
se sobaba procurando darse un poco de alivio.  -Esta Zoila 
-dijo Isabel dirigiéndose a mí- siempre dice lo mismo. Mire, 
Jose, no es la primera vez que se lo hago 
y siempre dice que le duele.  -Porque no era Ud. 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar