Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 3 de 5

POR: Andrés
VOTOS: | VISITAS: 2122 | 20-09-2007 14:21:45

Un sueño realizado.

empece a besarla. Ella no podía saber a ciencia cierta quien 
la estaba besando, pero se dejó llevar. Al poco rato 
oí que los otros dos también estaban enganchados, lo cual acabó 
por ponerme más caliente todavía, pues me imaginaba a Judith 
con Carlos y me excitaba muchísimo. Pero lo que más me 
gustaba era tener a Ana por una vez para mi 
y me decidí a disfrutarlo. Empecé a subirle la falda 
y tocarle las piernas por el interior del muslo, que tal 
como me había dicho Carlos, para romper una posible resistencia 
inicial, la ponía muy caliente. Luego empecé a tocarle su redondo 
y duro culito. Notaba por su respiración que ella empezaba 
a estar caliente también. Volví a los muslos para enseguida pasar 
a acariciarle el sexo por encima de las braguitas que, 
tal como pensaba, ya estaban un poco mojadas. Al cabo de 
un rato pasé a desabrocharle la blusa, muy poco a 
poco, besando y lamiendo cada centímetro de su cuerpo, disfrutando cada 
momento. Cuando llegué a sus pechos, turgentes y con los 
pezones muy duros, empecé a lamerlos con delicadeza. El placer era 
infinito: había soñado tantas veces con esos pechos, los había 
imaginado tantas veces tras el biquini o tras el el jersey 
ajustado, insinuándose en toda su perfección, que no podía creerme 
que los tuviera para mi, que podía disfrutar de ellos cuanto 
quisiera. Ella había empezado a gemir. Al lado nuestro, y tocándonos 
en muchos momentos, estaban Carlos y Judith. Imaginé que Carlos 
estaba acariciándole los pechos, que era lo que yo le había 
dicho que ponía más caliente a Judith. Ella estaba gimiendo 
de tal forma que tal como la conocía yo, sabía que 
debía estar que no podía más. Al momento oí una 
cremallera que bajaba y enseguida un gemido de placer, seguido 
del típico ruidito que se hace cuando se hace una mamada. 
La idea me pareció muy buena y bajándome los pantalones, 
acerqué mi polla a la boca de Ana, la cual en 
cuanto noto el contacto con sus labios los abrió y 
empezó a recorrerla con una dulzura increíble. Sus labios y su 
lengua envolvían mi polla, recreándose, chupándola, lamiéndola, haciéndola crecer más 
aún si cabe. Al cabo de un rato le aparte la 
cabeza, pues estaba a punto de correrme, y sabiendo que 
posiblemente no tendría otra Quería tirármela al menos una vez. Le 
quite las braguitas totalmente empapadas y me dispuse a penetrarla. Al 
lado oí como Carlos se quitababa los pantalones y al 
cabo de un momento oí un gemido de placer de 
Judith super intenso, por lo que deduje que ella había sido 
penetrada. En uno de mis movimientos note que era Judith 
la que estaba encima de Carlos y se iba moviendo poco 
a poco, disfrutando también al parecer del momento y queriéndolo 
hacer durar. Yo estaba muy caliente en ese momento: saber que 
Judith le había hecho una mamada a Carlos, que se 
lo estaba tirando; que yo tenía a Ana debajo mío, con 
el sexo muy húmedo y deseando ser follada por mi 
y que iba a disfrutar de todo su cuerpo como siempre 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar