Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 2 de 7

POR: Manuel
VOTOS: | VISITAS: 1646 | 21-09-2007 00:57:48

El Pub

a través de la barandilla, podían verla. Estuve un rato haciéndome 
el despistado, observando y la verdad es que es difícil 
explicar lo que sentía. Solo se que me puse cachondísimo. Al 
fin no pude más y le dije a Mª Carmen 
cómo la miraba el ocupante de aquella mesa de abajo. 
Ella fue sincera ya que me contestó que no solo 
había notado las miradas que le dirigía a la entrepierna 
y que debía de estar cachondo, sino que, de vez 
en cuando, abría las piernas para excitarlo más. Al decirme aquello 
me puso en una situación tal que parecía que mi 
pantalón iba a estallar de la presión que ejercía mi 
pene completamente erecto. Le expliqué lo excitado que me ponía lo 
que me decía. Ella puso su mano encima del bulto 
de mi pantalón masajeándome con suavidad, dándose cuenta de que 
desde aquella mesa seguían observando-nos, ahora no solo él, sino 
también ella. Pasaron así algunos minutos hasta que vimos como la 
chica se levantó de su asiento. Pude así admi-rarla de 
cuerpo entero, ya que, hasta entonces, por su posición en 
un plano inferior, solamente le había visto la cara, monísima 
por cierto, aunque no tan bella como mi mujer. Tenía 
un cuerpo precioso, algo menudo pero con unas tetas y 
caderas no tan rotundos como los de Mª Carmen pero 
firmes y armonio-sas y con un culo respingón precioso. Era 
un verdadero capricho de mujer. Contoneando su hermoso cuerpo de dirigió 
a la escalerilla que conducía a donde estábamos, subió y 
vino hacia nosotros. Al verla venir mi primer impulso, por 
educación, fue ponerme en pié. Apresuró su paso y dirigiéndose 
a mi, que ya estaba a medio incorporar, dijo: -"No 
se te ocurra levantarte.- Seña-lando el tremendo bulto de mi 
entrepierna, continuó: "Creo que no estás en condiciones para ello. 
Ya me siento yo. Lo hizo así y siguió: -"Perdonad que 
tenga el atrevimiento de dirigirme a vosotros sin conoceros pe-ro, 
tanto mi marido como yo, que venimos observándoos, nos hemos 
dado cuenta de que no conocéis bien este local. Nosotros, 
aunque no somos de aquí y estamos de paso, estuvimos 
anteayer en este pub y vimos el salón que hay 
abajo a la izquierda que es un reservado para parejas, 
con poca luz, buen am-biente y música tenue. Podemos enseñároslo 
y, si no os importa nos encantaría unirnos a vosotros 
y to-mar juntos una botella de champán que tendremos el 
placer de invitaros. Miré a Mª Carmen buscando su aquiescencia y 
al notar en sus ojos una mirada de complicidad, asen-ti 
diciendo: -"Estaremos encantados con vuestra compañía, pero ahora si que 
tendré que levantarme así que os pido que, aunque ya 
estoy algo mejor, me tapéis, entre las dos, lo mejor 
posible. Nos levantamos; también se levantó su marido y los cuatro 
nos juntamos al pié de las escalerillas. Nos presentamos. Se 
llamaban Sandra y Julio; eran asturianos y llevaban en Valencia 
seis días asis-tiendo a una convención de trabajo del marido 
y al día siguiente se marchaban. Ambos tenían 32 años 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar