Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 4 de 7

POR: Manuel
VOTOS: | VISITAS: 1645 | 21-09-2007 00:57:48

El Pub

pondría ningún inconveniente ya que estaba completamente hechizado con Mª 
Carmen. L a única incógnita que quedaba era mi mujer. Nos 
levantamos y, enlazados, nos acercamos a la otra pareja que 
tal como estaban, abrazados y con los ojos cerrados, ni 
se enteraron de que estábamos a su lado hasta que 
les hablamos. Se sobresaltaron mirándonos con una mirada perdida y 
extraviada como de estar en otra galaxia. Les hable: -"He comentado 
con Sandra que puesto que nos habéis invitado a champán, 
para corres-ponder, podíamos irnos a casa a bebernos una botella 
que tengo en el frigo y acabamos allí la fiesta, 
sin tabúes. Sandra y yo ya estamos de acuerdo. Faltáis 
vosotros". Julio contestó enseguida: -"Por supuesto que estoy conforme." ¿Y tú, Mª 
Carmen? –"pregunté. –"Lo que tú digas."-dijo. Le respondí que no 
se trataba de lo que yo dijese. Que debía ser 
lo que ella decidiera por si misma, sin pensar en 
nadie más. Su contestación fue tajante: -"De acuerdo. Yo también 
quiero". Salimos y nos fuimos a casa. A llegar me indicó 
Mª Carmen que, mientras yo preparaba el champán, Sandra y 
ella iban a asearse. Preparé la bebida. Pusimos música insinuante, encendimos 
solamente la lámpara de rincón y espera-mos, charlando, a que 
saliesen del baño. Cuando al fin salieron pidiendo disculpas por la 
tardanza y por ir en bata ya que se habían 
duchado y así, dijeron, estaban más cómodas. Escancié el champán. Tomamos 
las copas, reunidos y abrazados en el centro del salón, 
brindamos, por nosotros y por aquella naciente amistad que debía 
unirnos en el futuro y bebimos. Apuradas las copas, Sandra me 
pidió que las llenase de nuevo porque ellas querían hacer 
un nuevo brindis. Las llené. Se apartaron las dos de 
nosotros y, a la vez, dijeron: -"Os brindamos a vosotros 
és-to." Dejaron las copas, desanudaron los cinturones y, abriendo sus 
batas, nos ofrecieron el espectáculo magnífico de sus cuerpos, completamente 
desnudos. Nos quedamos mudos de admiración contemplando extasiados aquellas dos maravillas 
de mujer, tan distintas y tan hermosas las dos. Tan 
tentadoras estaban que, sin atreverme a decirlo, pensé lo estupen-do 
que sería acostarse con las dos a la vez. Corrimos hacia 
ellas. Julios enlazó a Mª Carmen, yo a Sandra y 
los dos tiramos hacia atrás de las ba-tas que cayeron 
al suelo dejándolas completamente desnudas. Ya abrazados empezamos a movernos 
al compás de la dulzona música de los boleros. También 
nosotros nos desnudamos y seguimos bailando, todos ya completamente en 
cueros. Así la excitación de los cuatros subía por momentos 
y la mía, en particular, mucho más, ya que no 
era solo sentir y acariciar aquella estupenda mujer con mi 
verga en completa erección pegada a su vientre, mis manos 
sobando sus pechos y estrujando el culo estupendo y respingón 
de Sandra, sino también el morbo que me producía el 
contemplar a mi mujer entregada completamente a la pasión, sin 
ningún prejuicio, solo con el deseo de gozar y, además, 
el pensar en lo que le susurré a Sandra al 
oido: -"Siento escalofríos solo de pensar en el placer que 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar