Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 6 de 7

POR: Manuel
VOTOS: | VISITAS: 1648 | 21-09-2007 00:57:48

El Pub

yo tantas veces había chupado, y ella con la polla, 
más que respetable, de Julio en la boca, le succionaba 
el capullo con verdadera fruición; cosa que no era habitual 
en ella. Ahora que, como digo, los veía mejor, estaban ya 
follando desesperadamente, dando ella unos ge-midos que demostraban cuanto estaba 
gozando. Excitado, todavía más, con aquel espectáculo a la vista, introduje, 
lentamente y hasta el fondo, la po-lla en el hermoso 
coño de Sandra, sintiendo que el inmenso calor que desprendía, 
de cachonda que aún estaba, me quemaba todo el capullo. Con 
una mano en su pecho, la otra masajeándole el clítoris 
y toda la parte superior de su conejito, bombeaba, lentamente, 
atrás y adelante, metiéndola hasta el fondo y sacándola completamente 
una vez, y otra, y otra… sintiendo la calentura de 
su coño que oprimía toda mi polla, hasta que, compren-diendo 
por sus jadeos, que iba a correrse de nuevo, me 
dejé llevar y, a la vez que ella tenía otro 
fortísi-mo orgasmo, eyaculé toda mi leche caliente como fuego, retenida 
durante toda la noche, en una corri-da intensa y prolongada 
que me produjo grandísimo placer. Rendidos y abrazados, nos besamos y 
aún alcanzamos a ver y "oir" la culminación del polvazo 
de nuestros respectivos cónyuges en la cama de al lado. Ya 
más calmado Sandra me confesó: -"Que gusto me has dado. 
¡Que bien me has "comido" el coño. Jamás una lengua 
me había producido tantísimo placer". Le contesté que tampoco yo 
había follado un coño tan caliente que quemaba mi polla, 
como el suyo. Acariciándola nos quedamos los cuatro adormilados. Pasaron dos o 
tres horas. Nos levantamos, nos aseamos y, en un ambiente 
de camaradería, intercam-biamos nuestras direcciones y teléfonos, quedando en comunicarnos 
por e-mail para contarnos nues-tras historias y, con el compromiso 
de vernos cuando volviesen o nosotros fuésemos a Asturias, nos 
besamos y se despidieron. Nos quedamos solos. Fuimos a la cocina 
a preparar algo para desayunar. Sentado en la mesita de la 
cocina, algo aturdido todavía, miraba como Mª Carmen, de espaldas 
a mí, hacía café. Solo llevaba encima un picardías corto, 
que se puso al salir de la ducha, sin sujetador 
ni bragas. ¡Qué hermosa y buenísima estaba!. Quizá por haberme 
corrido solo una vez en una noche tan ajetreada, sentí 
como mi polla despertaba en un conato de erección. Acabó y, 
sentada frente a mí, desayunamos en silencio. Al terminar, aparté 
las tazas, cogí sus manos encima de la mesa, le 
miré a los ojos y hablé: "Ha llegado la hora de 
encarar con sinceridad y sin tapujos la nueva situación en 
que nos encontra-mos. Sabes que era yo el que abogaba 
e insinuaba el hacer un intercambio. Lo hemos hecho y, 
en mí, si ha producido alguna influencia, ha sido para 
bien. Y después de ver lo que tu has gozado 
te quiero y te deseo todavía más que antes. Tú 
eres la que, ahora, debe darme tu sentir y tus 
impresiones." Me respondió: "De verdad que no me arrepiento de nada 
y que he sido muy feliz, principalmente por dos motivos. 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar