Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 1 de 7

POR: Manuel
VOTOS: | VISITAS: 1645 | 21-09-2007 00:57:48

El Pub

Mi nombre es Manuel. Tengo treinta y dos años y, 
desde hace seis, estoy casado con una maravillosa mujer de 
veintisiete de la que estoy profundamente enamorado y con la 
que he llevado una vida se-xual plena y colmada de 
satisfacciones. Los seis años de vida en común han hecho que, 
poco a poco, haya ido perdiéndose aquella chispa de nuestros 
principios cuando, solamente con mis palabras apasionadas, la ponía cachonda 
y, al tocar su sexo, aún por encima de las 
bragas, le provocase el primer orgasmo. Ahora todo es mucho 
más la-borioso. Tengo que acariciarla, besarla, sobarle todo el cuerpo, 
coño incluido, con manos y lengua , para lograr excitarla 
lo suficiente para que alcance varios orgasmos. Hace ya tiempo que, 
meditando sobre todo esto, he llegado a la conclusión de 
que quizá sería conve-niente introducir alguna variante en nuestra relación 
para volver a despertar en ella aquellas emociones que solo 
los primeros escarceos provocan y que, la mejor solución podría 
ser intentar un intercambio de parejas, cosa que, también a 
mi, me producía un morbo especial. Poco a poco, en nuestras 
sesiones amorosas, le he insinuado lo que supondría de excitante 
follar con otro y las sensaciones nuevas que le despertaría. 
Incluso le he hecho entender el morbo que en mí 
pro-vocaba la idea de que se acostase con otro, relatándole 
sueños, que yo había tenido, en los que hacía-mos intercambio 
de parejas. No parecía muy convencida, hasta que un día…. El pasado 
mes celebramos el sexto aniversario de casados. Cenamos en un 
restaurante, con espec-táculo erótico incluido, una buena cena regada con 
excelente vino que nos puso un algo "colocados", de muy 
buen humor y hasta un poquito cachondos con la conversación 
picante que las atracciones nos habían sugerido. Al terminar de cenar 
y para acabar la noche nos fuimos a un Pub 
en el que actuaba un conjunto Sud-americano con música romántica. La 
distribución del local era la siguiente: Una vez dentro y 
a la derecha se encontraba el mostrador y, al mismo 
nivel, unas cuantas mesas. Frente al mostrador y a una 
altura como de unos dos a tres metros, en el 
rincón, estaba la tarima de los músicos y, a la 
misma altura, seguía la tarima formando como dos palcos, uno 
a cada lado, con mesas y separados de la parte 
inferior por una barandilla. En una de aquellas mesas nos 
sentamos a toma unos cubalibres, escuchar música y charlar. Así 
estábamos cuando observé a una pareja joven que se encontraba 
en la parte inferior y que él nos miraba bastante 
fijeza. A los pocos momentos comprendí que lo que miraba 
era la entrepierna de mi mujer, ya que, tal como 
estaba sentada, con la minifalda subida, desde abajo, debía estar 
viéndole completamente las bragas. No dije nada porque enseguida me di 
cuenta de que M. Carmen, no solo se había percatado 
también de que la miraba, sino que entraba en el 
juego, abriendo más las piernas y dirigiendo alguna mirada hacia 
aquella mesa que, por su posición, era la única que, 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar