Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 1 de 11

POR: Dr Saccher
VOTOS: | VISITAS: 2521 | 21-09-2007 01:03:21

La doble vida de mi vecina

Sabía yo que la nueva vecina me iba a dar 
más de un quebradero de cabeza. Está... demasiado buena. Desde 
el día en que llegó, con su ropa informal y 
fashion y llenando el ascensor de olor a vainilla, todos 
los vecinos varones, solteros o casados, andan detrás de ella, 
babeando. Yo también, no os engaño, pero soy consciente de dos 
cosas: las nulas posibilidades que tengo con ella, y que 
acabo de dejarlo con mi novia, mi primera novia además, 
y eso me ha supuesto un verdadero trauma. Por suerte 
me he volcado en el trabajo (trabajo desde casa con 
ordenadores) y no salgo apenas de casa, con lo que 
la posibilidad de encontrarme con ella es infinitamente pequeña. Un 
verdadero alivio. Y es que las mujeres sólo dan problemas... De 
no ser por las circunstancias que he mencionado, ya habría 
procurado hacerme el encontradizo. Siendo que vivimos una vieja sorda 
como una tapia, yo y la nueva vecina, en la 
misma planta, no sería de extrañar que nos cruzásemos.  Pero 
no, ya tengo bastante con haber sucumbido al deseo de 
al menos saber cómo se llama mirando el casillero. Delia... 
Encima eso, un nombre "raro". De guarra. Luego, buscando en 
el google, me enteré que era la amada de un 
poeta romano, Tibulo, o algo así. Bueno, si la encuentro 
podré pasar por un tipo cultivado mostrándole la historia de 
su nombre.  ¡Pero cómo puedo ser tan patético! ¡Anda y 
que la den morcilla! Por mi que no aparezca nunca 
ni me cruce con ella, porque no voy a ser 
como uno de esos lameculos que sonrían a todo lo 
que diga y dejan que los manipule como peleles. Ni 
hablar, no. -Riiing- Allí está ella, tras la mirilla y la puerta. 
Apenas ha pasado una semana desde que se ha instalado 
y ya quiere conocerme y acostarse conmigo. Debe ser verdad 
eso que dicen, que lo mejor es hacerse el duro 
con ellas. Pero.. ¿qué estupideces estoy diciendo? Querrá cualquier cosa, 
sal, azúcar, follar. ¡Joder, no! Mejor ni abro.  -Esto... ¿sí, 
qué quiere?- -¡Hola! Soy la vecina del Be. ¿Podrías ayudarme, por 
favor? Me he dejado las llaves dentro de casa. El 
portero dice que las terrazas están pegadas y que podría 
saltar de una a otra.- Es el momento de dejar de 
dar tanta pena. Me está pidiendo el tipo de hazaña 
que me viene de perlas para conocerla un poco. ¡Qué 
suerte! Abro. Mierda, ¿por qué no habré mirado antes por 
la ventana? Seguro que tiene la ropa interior colgada. ¡No, 
no, no! ¡No debo ser tan triste! Ea, abro de 
una vez... -Hola... - -¡Hola! Muchas gracias y lo siento. ¿No te 
interrumpo, no? Es que no hay nadie más y el 
portero no está en forma como para saltar. Jejeje.- -Ah... ¿vas 
a saltar tú... perdón, usted?- digo, descorazonado. -Bueno, no debería. Tengo 
la muñeca un poco dolorida por mi trabajo. Pero si 
no queda otra...- Se hizo un incómodo silencio. Quería preguntarle a 
qué se dedicaba, pero me parecía fuera de lugar. Por 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar