Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 2 de 11

POR: Dr Saccher
VOTOS: | VISITAS: 2517 | 21-09-2007 01:03:21

La doble vida de mi vecina

un momento me la imaginé de pajillera, masturbando a clientes 
gordos en los lavabos de una disco. Ella me miraba 
con atención, pero a la vez sin interés. Querría mostrarse 
amable, pero sólo pro la necesidad. Lo más probable es 
que le causara indiferencia. No la culpo. Yo mismo me 
encuentro poco interesante. Al final reaccioné: -Vamos a la terraza. Pase. 
Por aquí, por favor.- Algo en su actitud me impulsaba a 
mostrarme atento y educado. Quizás era su corte de pelo, 
muy sofisticado, o el leve maquillaje que se había puesto, 
que acentuaba sus atléticos y duros rasgos. La conduje hasta 
la terraza y le puse un taburete. Otra idiotez muy 
propia de mi, porque sin él podría haberla aupado y 
arrimado a su cuerpecito precioso. Dándome las gracias otra vez 
se subió al taburete, pero al intentar subirse a fuerza 
de brazos, gimió dolorida y se soltó, llevándose inmediatamente una 
mano sobre la muñeca dolorida. -Imposible, me duele demasiado.- Ahora o nunca. -¿Quiere 
que vaya yo?-repuse, vertiendo en mi tono la mayor naturalidad 
y desinterés de que fui capaz. -Pues...- dijo ella, pensativa.- Si 
te ves con fuerzas.- -Desde luego.- De un brinco subí al taburete, 
y de allí al alfeizar de la terraza. Había una 
caída bastante importante, pero por suerte no tengo vértigo. Unos 
segundos más tarde resoplé al verme al otro lado. No, no 
había ropa interior colgada. ¡Cachis!  -La ventana de la terraza 
está abierta. Luego está la cocina, y después el pasillo. 
Siguiéndolo hasta el fondo das con el hall y abres. 
¡Ah! Y cuidado con mi perro.- ¿Un perro? Qué raro, no 
lo he oído ladrar desde que llegó. Claro que en 
cuanto me pongo los auriculares y los discos de rap, 
no me entero de nada... Siguiendo las indicaciones, me interno 
en su casa, impregnada del olor de la vainilla y 
de otro, algo más humano pero que no sabría reconocer. 
También huele a perro y oigo el ruido de unas 
patas, las suyas presumiblemente, rascando contra el suelo de madera 
y un gañido apagado. ¿Tendrá puesto el bozal? En el 
lavaplatos hay dos tazas, una con restos de café, y 
la otra con una bolsa de té en el fondo. 
En el pasillo se abren varias puertas, todas cerradas, menos 
la primera, que da a un dormitorio, y la última 
antes del hall, que está entreabierta. Es de ella de 
la que sale el ruido del perro, y en cuanto 
me acerco unos pasos más, saca su hocico por la 
abertura de la puerta. ¡Es un doberman! Gañe de ese 
modo tan extraño y me mira con ojos llorones. Parece 
pedir ayuda, pero al acercarme más, me enseña los dientes. 
Aunque está verdaderamente famélico, mejor no tentar a la suerte. -¿Va 
todo bien?-pregunta Delia desde fuera. Debe haber salido de mi 
casa y esperar en el descansillo. Mejor me doy prisa. 
Finalmente, abro la puerta. -Muchas gracias, has sido muy amable. ¿Cómo 
te llamas, por cierto?- -Carlos.- -Pues muchas gracias, Carlos.- -De nada, adiós.- respondo 
tímidamente, y regreso a mi guarida. Guau... Delia es estupenda, 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar