Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 6 de 11

POR: Dr Saccher
VOTOS: | VISITAS: 2517 | 21-09-2007 01:03:21

La doble vida de mi vecina

que es una de esas amas que se anuncian en 
el periódico. Una prostituta para clientes raros. ¡La leche! Pues 
eso sólo puede dar problemas, desde una redada de la 
policía a un novio que la chulee. Eso sería curioso: 
una dominatriz chuleada.  Me abre la puerta el presidente de 
la comunidad, uno de los invitados, calvo, moreno y con 
un enorme bigote que oculta más bien poco su pellejuda 
cara.  -¡Carlos, chico! ¿Qué tal?- Se suceden un montón de conversaciones 
igual de banales, tanto que recuerdo por qué no hago 
vida social más a menudo. Por fin veo a Delia. 
Se ha cambiado de peinado y viste un vestido de 
noche negro muy muy elegante, con adornos de pedrería blanca. 
Clava en mi una mirada seria, casi escrutinadora. Creo que 
esperaba verme antes. Disimulo el que la he visto y 
cojo un plato de jamón. Al menos saldré cenado.  -¿Carlos?- 
se me acerca Delia. Su tono de voz es distinto, 
muy serio y un poco grave.  -¿Sí?- digo yo, tragando 
apresuradamente. -Dime, Delia. Ah, bonita fiesta.- -Gracias.-sonríe, enigmáticamente, y llama la 
atención de los presentes: -Queridos vecinos, un momento de atención. 
Quiero agradecer una vez más, delante de todos ustedes, el 
que saltara desde su terraza a la mía para abrirme 
la puerta, puesto que me deje las llaves dentro. -Vaya, qué 
héroe...- dice el presidente, con ironía. Bastardo, tú también lo 
habrías hecho si te lo hubiera pedido esa hembra. Al 
menos si no supieras lo que oculta... -Ah, creo que algunos 
no conocen aún a mi compañero de piso, Cerbero. - 
sigue Delia, y ante los atentos ojos (los míos completamente 
asombrados), va hasta la puerta de la habitación prohibida y 
la abre para salir con mi canino amigo. Pero dentro 
de la habitación no hay ninguna de las cosas que 
vi la noche anterior. Se las ha llevado a otra 
parte. O eso o estoy alucinando, lo cual tampoco sería 
extraño. Los vecinos acarician al chucho con cuidado un rato 
antes de que su dueña lo vuelva a meter en 
su cuarto.   Una hora más tarde el poco alcohol que 
queda y las chucherías ya no interesan a los invitados, 
que poco a poco van abandonando la casa. Es sábado, 
y hay modos mejores de pasar el tiempo. Yo me 
habría escabullido, pero me entretengo con Cerbero, sacándolo a la 
terraza con permiso de Delia. Así puedo cerciorarme de que 
realmente no hay muebles tan "especiales" como los que vi 
en la habitación donde está prisionero. Y así también, cuando 
el pesado del presidente se ha largado, soy el único 
vecino que queda en la casa. Delia me mira desde 
la cocina y me hace señas para que entre otra 
vez en la casa. -Bueno, Carlos. Pues esto ya se acaba. 
- -Una gran fiesta.- insisto por segunda vez. Mi conversación no 
es ninguna maravilla... -Sí. Brindemos, ¿te parece?- Sigue con esa actitud tan 
extraña que me choca. Prepara dos copas y escancia champán 
en ellas.  -Chinchin.- -¿Por qué brindamos?-  -Por nada.- Su mirada es magnética, 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar