Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 10 de 11

POR: Dr Saccher
VOTOS: | VISITAS: 2522 | 21-09-2007 01:03:21

La doble vida de mi vecina

había perlado todo mi cuerpo con un sudor pegajoso, del 
mismo tipo del que había impregnado aquella maldita habitación.  -¡Sufre, 
perro!- me gritaba Delia, y no ocultaba la lasciva satisfacción 
que la dominaba. Cynthia entró con Cerbero. Ójala pudiera entenderme 
con él sólo con la mirada: quizás me habría devuelto 
el favor que le hice. Pero no, aquella comunicación entre 
animal y persona siempre sería de un sólo sentido. Los 
bultos del falo artificial machacaban mi recto, dilatándolo y haciéndome 
pasar una agonía insufrible. -Ea, Cerbero, bonito. Diviértete. Vamos.- Cynthia achuchaba al 
perro hacia mi pene fláccido. Cerbero lo olisqueó y sacó 
la lengua para darme un fuerte lametón. ¡Joder, no, amigo, 
no! Empezó a lamerme la polla y yo a llorar. 
Aquello era demasiado: enculado y con un perro haciéndome una 
felación. Pero la naturaleza seguía su curso y pronto estuve 
perfectamente empalmado.  -Venga, quejica.- me regañó Cynthia. -Tienes suerte de 
que las salchichas no le gusten demasiado. Podría haberte arrancado 
tu juguete de un bocado. Y eso sería una pena.- -Una 
verdadera lástima.- intervino Delia, pellizcándome con los dedos los pezones 
y obligándome a contraer los músculos del ano sobre su 
monstruoso "juguete". -Ponle ya el sargento.- ¿Eh? ¿A qué se refería? 
Miré a duras penas con mis ojos empapados y vi 
que Cynthia apartaba al ansioso Cerbero de mi y lo 
sujetaba a la pared por medio de su correa. Luego 
cogió una especie de enorme pinza de metal con tornillo 
para cerrarla: un sargento de carpintería. ¡Y me lo puso 
en los testículos! Empezó a cerrarlo despacio, muy despacio, pero 
no tanto que mis huevos no sintieran el frío del 
metal cuando las dos piezas que se cerraban entraron en 
contacto con la piel. Grité, me sacudí y tratando de 
salvar mis cojones del martirio, porque aquello sólo podría terminar 
conmigo castrado de un modo muy doloroso, intenté hacer llegar 
a mis amas mi súplica. Parecieron comprender, porque Delia le 
dijo a Cynthia que parase. Ésta obedeció, y sostuvo el 
peso de la herramienta mientras la otra me quitaba la 
mordaza. -Ojo con lo que dices, que de ello dependen tus 
bolas, perro.- Resoplé tomando aliento y ladré. Creí que les gustaría 
oír eso. Se rieron, pero de una bofetada, Cynthia me 
dijo que dijera lo que tuviera que decir antes de 
seguir con el proceso. -No, por favor- me deshice en sollozos.- 
Lo que queráis, pero no me castréis, os lo suplico. 
Seré vuestro perro, lo juro. Pero por favor, no me 
los arranquéis.- -No sé... Eres un mentiroso. No creo que podamos 
fiarnos de ti.- repuso Delia, empujando su pelvis contra mis 
nalgas y haciéndome gemir de dolor. -Por favor, por favor... Lo 
juro. Vuestro perro más obediente. -sólo pude decir, al borde 
del desmayo. -¿Tú qué dices, Cynthia?- dijo Delia tras unos segundos. 
-¿Lo ponemos a prueba?- Delia se lo pensó durante un buen 
tiempo, y sin previo aviso dejó que el sargento cayera, 
tironeando de mis genitales con una fuerza desgarradora. Clamé, atravesado 
por el dolor, y di mis huevos ya por perdidos. 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar