Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 1 de 9

POR: Turulato
VOTOS: | VISITAS: 1869 | 21-01-2011 23:55:32

Cena para ocho (1a parte)

Bájale a la música, está fuerte y los vecinos se 
van a molestar. – dijo Lorena, mi esposa.   Solo quedábamos 
ella y yo en el departamento de Acapulco que unos 
amigos nos habían prestado. La reunión había terminado como a 
las 3 am. Los dos estábamos cansados y con sueño. 
Habíamos invitado a varias parejas amistades de los dos a 
cenar y eso había terminado bailando unos con otros, con 
la música a todo volumen; sin embargo ahora que comenzamos 
a recoger mi esposa me pidió le bajara al sonido. 
Lo hice, sin embargo decidí apagar el estéreo mejor.  Ella 
traía puesto un bikini, pues habíamos nadado todos antes de 
cenar. Ahora que se habían ido, se quitó la parte 
superior y anduvo por la casa aseándola con los senos 
al aire. Era excitante verla barrer con sus tetas moviéndose 
conforme ella lo hacía. Verla semidesnuda me provocaba una erección, 
la cual también era visible. Cuando más o menos ya 
habíamos recogido suficiente como para que se viera limpio, no 
pude más y la tomé por la cintura, la abracé 
y la besé. Ella pegó sus carnosas bolas de carne 
sobre mi pecho y pude sentir la rigidez de sus 
pezones rozarse con los míos. Introduje mi lengua entre sus 
labios, besándola con frenesí. Esto me causó que la erección 
fuera mayúscula y ella al sentirla entre sus piernas, las 
abriera para sujetar mi verga entre ellas y luego apretarlas 
para asir mi lanza de carne. Como pudo deslizó mi 
short hacia el piso, atorándose en mis rodillas; sin dejar 
de besarme, flexionó una de sus piernas y con el 
pie pisó mi prenda y la jaló hasta mis tobillos. 
Al sentir en libertad mi verga, esta tiró un latigazo 
que la llevó a colocarse entre sus piernas justo donde 
yo quería meterla. Pude sentir el calor de su entrepierna 
y la humedad que corría por sus labios vaginales; pero 
aun tenía puesta la parte inferior del bikini. Con mis 
manos busqué por sus caderas buscando el nudo que detenía 
su única prenda de vestir que le quedaba puesta. Jale 
primero uno, luego el otro, liberando sus nalgas y dejando 
a la vista su concha apenas cubierta de vello púbico 
pues le encantaba depilarse el monte de Venus. El bikini 
quedo detenido por mi erección que era aprisionada por sus 
piernas, cuando se sintió libre, las abrió y entonces este 
cayó al suelo sobre mi short. Ahora los dos estábamos 
completamente desnudos.  La cargué y la llevé al comedor, colocándola 
sobre la mesa en una de sus orillas. La cubierta 
que era de cristal templado, le trasmitió el frio a 
su espalda y la hizo estremecerse. Mi miembro quedó justo 
sobre la abertura de su cavidad completamente mojada y dispuesta 
para recibirme. Tome entre mis manos sus dos grandes tetas 
buscando frotar sus endurecidos pezones. Esto la excitó y la 
hizo pedirme más. Mientras se las frotaba, comencé a hundirle 
mi lanza entre sus piernas, penetrándola sin dificultad. La humedad 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar