Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 1 de 22

POR: Arkantos
VOTOS: | VISITAS: 3201 | 21-11-2007 11:10:20

Mi querida profesora

Es de día, aunque no falta mucho para que la 
tarde comience. Por una calle algo empinada, flanqueada por silenciosos 
y hermosos chalets de lujo, sube una mujer. Es de 
estatura media, delgada, lleva gafas de sol negras, y su 
pelo, teñido de rubio chillón, ondea de forma descuidada hasta 
algo más abajo de sus hombros. Lleva una falda corta, 
 de color crema, que cae hasta medio muslo, dejando 
a la vista gran parte de sus bellas piernas desnudas, 
en las cuales brilla con luz propia una piel blanca 
y tersa. Los pies, preciosos, alargados, de uñas bien cuidadas 
pintadas de rojo, destacan, casi a la vista por completo, 
pues calza unos zapatos que solo se cierran - y 
no totalmente- por delante. La mujer lleva los brazos desnudos, 
pues la blusa que cubre la parte superior de su 
cuerpo no tiene mangas. Esta blusa es de encaje, de 
color gris oscuro. Un complicado dibujo de encaje bordea los 
perfiles de los pechos de la mujer, resaltándolos con elegancia. 
De todos modos, se adivina que son unos pechos no 
muy grandes, más bien pequeños, en los cuales, solo muy 
levemente se dibujan unos pezones nada endurecidos. Un bolso grande, 
de diseño, colgado con estilo al lado izquierdo, completa la 
imagen. La mujer no es joven, ni mucho menos. Tiene treinta 
y ocho años, pero conserva una serena y deliciosa belleza. 
Su rostro es ovalado, de grandes ojos oscuros, boca pequeña 
de labios medianos y nariz también pequeña. El taconeo de la 
mujer se detiene de  pronto frente a una gran 
mansión, algo alejada de las demás. Toca a la puerta, más 
bien una cancela, que se abre electrónicamente, como si la 
estuvieran esperando. La mujer avanza por el empedrado camino que 
llega hasta una puerta de madera dotada de llamador dorado. 
Alza la mano para llamar, pero no es necesario. La 
puerta se abre. Ante ella aparece una joven de dieciocho 
años, bellísima, de largo pelo rubio, ojos grandes y verdes, 
rostro alargado de labios gruesos y nariz fina y algo 
larga. La chica lleva encima tan solo una camiseta corta, 
que deja a la vista sus preciosas piernas desnudas, bien 
formadas y dibujadas. Los pechos de la joven se adivinan 
perfectamente a través de la fina tela de la camiseta: 
son unos pechos duros, medianos de tamaño, firmes y turgentes 
que cautivan a la recién llegada, haciendo que se ruborice 
sin poder evitarlo. La joven aprecia enseguida la dirección de 
la mirada de la mujer que está ante ella en 
la puerta y sonríe, con malicia. Luego, con los ojos 
verdes brillando de alegría, da la bienvenida a la mujer. -¡Señorita 
Cristina, hola! No pensé que vendría tan pronto, si no, 
la habría recibido con algo más...formal. Pero pase, pase, está 
en su casa.- -Hola, Lucy- dice la mujer mayor, sonriendo a 
su vez.Avanza despacio y penetra en la casa, quitándose las 
gafas de sol y guardándolas en el bolso, mientras Lucy 
cierra la puerta tras ella.- He venido porque tu madre 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar