Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 2 de 22

POR: Arkantos
VOTOS: | VISITAS: 3199 | 21-11-2007 11:10:20

Mi querida profesora

me llamó y me dijo que querías hablar conmigo sobre 
tus estudios...por cierto...¿no está tu madre? Me gustaría verla y 
saludarla. Es tan amable... -Oh, si, es muy amable, pero ahora 
no está, llegará más tarde, señorita Cristina. Por favor, sígame 
hasta el salón, allí podremos hablar con más tranquilidad. Cristina asiente 
y se deja guiar por la joven, que es su 
alumna en la Universidad. A través de un largo y 
magnífico pasillo, muy ricamente decorado, la joven lleva a la 
profesora hasta el salón, una gran habitación amueblada con gusto, 
repleta de figuras costosas y largos cortinajes que tamizan la 
luz del sol de la tarde. Mientras sigue a su 
alumna, Cristina no puede evitar mirarle el trasero. Lucy tiene 
un bonito y potente culo que se dibuja con perfección 
a través de la escasa tela que lo cubre. Turbada, 
la profesora comprueba que Lucy no lleva nada debajo de 
la camiseta. Lucy se sienta en un sillón individual y señala 
a su profesora que tome asiento enfrente, en uno de 
tres asientos. Cristina así lo hace ; deja el bolso 
a un lado y cruza las piernas al sentarse. Lucy 
se relame fugazmente, disfrutando de la visión de las piernas 
desnudas de su profesora, unas piernas que lucen casi por 
completo a la vista, pues la pequeña falda de Cristina 
no puede taparlas mucho, dejando al aire sus muslos y, 
por supuesto, sus rodillas y sus pantorrillas. Cristina balancea con 
suavidad el pie correspondiente a la pierna que está por 
encima de la otra y, de este modo, el zapato 
parece estar a punto de caer, permitiendo que Lucy le 
vea el pie desnudo. La joven está excitada. Nunca había 
estado tan cerca de su profesora y, por descontado , 
nunca le había visto las piernas al completo, como ahora 
se las está viendo. Y son unas piernas maravillosas, delgadas, 
pero no flacas, de una piel blanca y suave que 
pide a gritos ser acariciada. La alumna, caliente, intenta mirar 
a otra parte, aunque sus ojos vuelven de nuevo a 
las piernas desnudas de Cristina. El hecho en sí de 
que su profesora, Cristina, la mujer que tanto desea, esté 
allí, en su casa, enseñándole las piernas, pone cachonda. Y 
tiene que contenerse, al menos por ahora. Cristina está también excitada. 
Aunque intenta negarlo, en clase no hace más que mirar 
furtivamente a aquella bella jovencita de ojos verdes y profundos. 
Y ahora está en casa de la chica, una joven 
que la ha recibido  desnuda bajo una camiseta demasiado 
reveladora. La profesora puede verle las hermosas piernas desnudas a 
la joven, unas piernas sin duda perfectas y de piel 
aterciopelada. Pero eso no es todo. Puede verle los pechos, 
apenas disimulados bajo la suave tela de la camiseta. Puede 
verle el ombligo, puede verle el matorral de la entrepierna, 
oscura sombra bajo la mínima prenda que lleva encima la 
joven. Cristina traga saliva e intenta concentrarse. Pero no puede. 
Ver de cerca el bello rostro de Lucy es demasiado 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar