Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 19 de 22

POR: Arkantos
VOTOS: | VISITAS: 3199 | 21-11-2007 11:10:20

Mi querida profesora

dentro de la boca de Lucy, tener un maravilloso orgasmo 
en los brazos de su alumna. -Lucy, por favor- se atreve 
al fin Cristina. Y no dice más. Lucy la mira, 
con sorna, con condescendencia, y comprende que su profesora necesita 
correrse, que necesita un buen orgasmo. La alumna admira la 
belleza de su profesora desnuda. Una belleza brillante y embadurnada 
de crema solar, una belleza con el rostro empapado de 
jugos femeninos, una belleza con los hermosos ojos bajos y 
humillados. La joven, al fin , se decide. Avanza hacia 
Cristina y la agarra por el pelo teñido de rubio.-Demos 
un paseo por el jardín- dice Lucy, y tira del 
pelo de Cristina y la obliga a arrastrarse junto a 
ella, como si la profesora fuera una mascota, una perra 
propiedad de la joven. -¡Augh!- exclama Cristina, dolorida, avergonzada, pero obediente. 
La profesora, sin rechistar, sin atreverse a luchar, camina a 
cuatro patas junto a Lucy, que le tira del pelo 
con fuerza y sin consideración alguna. La estampa que ambas 
conforman es increiblemente hermosa y excitante : la bella joven, 
Lucy, desnuda, con su perfecto y magnífico culo bamboleándose a 
un lado y a otro al ritmo de sus pasos, 
arrastra en pos de sí a la treintañera Cristina, también 
desnuda, a la cual le tira del pelo sin compasión, 
obligándola a caminar a cuatro patas, como una perra. Parece, 
simplemente, que Lucy ha sacado a pasear a su perrita 
más querida, a su mascota canina, pero en lugar de 
un animal, quien camina junto a ella, quien se arrastra 
penosamente junto a ella, es ni más ni menos que 
Cristina, una profesora de Universidad, totalmente derrotada, desnuda y humillada. Lucy 
da varias vueltas al jardín privado de su familia. Cristina 
emite de cuando en cuando un gemido ahogado, pues tiene 
las palmas de las manos sucias y doloridas, y aún 
le duelen mas las rodillas. Las piernas se le están 
llenando de restos de césped, y el dolor que le 
produce el continuo tirón de pelos a que la somete 
Lucy es ya intolerable. -¡Qué cansada estoy!- dice Lucy de pronto, 
soltando a Cristina y tumbándose boca abajo sobre una hamaca. 
Cristina permanece en dónde está, a cuatro patas, como esperando 
órdenes de su ama, mientras observa con pasión la increible 
belleza de la desnuda Lucy, sobre todo, su magnífico culo, 
un culo tan perfecto, tan grácil y hermoso, que la 
profesora tiene ganas de componer un poema en su honor. Lucy 
alarga una de sus manos y acaricia el pelo de 
Cristina, con indolencia. Luego, con los ojos cerrados, le dice, 
como de pasada: -Señorita Cristina, me gustaría mucho que me lamiera 
el culo con su lengua, por favor.- y después de 
decirlo, se queda esperando, con la lengua fuera, en tensión, 
como una serpiente lasciva y juguetona. Cristina oye sus palabras, 
su petición, y siente como el corazón se le acelera 
aún más, excitándose, mojándose. En principio, piensa negarse, ya se 
ha humillado bastante. Pero pronto, el deseo sexual gana la 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar