Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 4 de 7

POR: Cazzique
VOTOS: | VISITAS: 1990 | 21-11-2007 11:29:32

Las primas

de su venida. El olor de su sexo me llegó 
hasta las fosas nasales. Y sin siquiera haberme tocado sentí 
como yo me comenzaba a venir, y fue imposible, sí, 
fue imposible que contuviera un muy leve gemido. Gemido que 
me delató. Sandra se giró hacia mí y sin más 
encendió la luz de la lámpara, sorprendiéndome con los ojos 
abiertos y mirándola. Rápidamente se puso en pie sin cubrirse 
y se paró frente a mi cama. ¿Nunca te han dicho 
que es malo espiar a la gente? – dijo en 
tono enfadado. Yo sentí como la vergüenza me cubría el rostro 
y no atiné a decir nada, podía haber argüido mil 
excusas, pero nada se me vino a la mente en 
ese instante. Y esa misma duda fue lo que me 
impidió razonar a continuación: Sandra jaló las sábanas de mi 
cama y me despojó completamente de estás, se sentó a 
mi lado y reclinando su cara contra la mía depositó 
un beso en mis labios, su lengua entró profundamente en 
mi boca qué no respondía. Abrió bruscamente con sus manos 
la camisa de mi pijama, los botones volaron por todos 
lados. Mis pechos quedaron desnudos y Sandra sin más se 
prendió de uno. Sentí su lengua caliente lamiéndome, sus labios 
apretando y succionando mi pezón. Mil cosas se vinieron a 
mi mente y quise entonces rechazar a mi prima. ¡Noooo! – 
grité débilmente. Sandra no me hizo caso y siguió lamiendo mi 
pezón. Me sentía ultrajada y asqueada sabiendo que ella era 
mi prima, nunca había pensado en una situación así. Moví 
mi cuerpo para tratar de zafarme pero me fue imposible, 
Sandra era más pesada que yo. ¡No lo hagas, Sandy!... ¡Por 
favor! Mi prima no contestó, siguió chupando mi seno y además 
con una de sus manos comenzó a acariciar mi entrepierna. 
Sentí más miedo, más frustración al no poderme escapar, pero 
también al mismo tiempo había algo que comenzaba a hacer 
de esta situación algo morboso. Los labios de mi prima 
fueron recorriendo mi pecho y subiendo lentamente por mi cuello, 
me acarició con una mano la cabellera mientras que con 
la otra seguía sobando mi vulva. Yo tenía las piernas 
cerradas y no dejaba que ella avanzara demasiado, pero ella 
sabía donde tocar. Cuando sus labios se apoderaron de una 
de mis orejas sentí la piel de mi cuerpo se 
erizaba completamente. ¡No, Sandy, nooo-. Dije otra vez, pero esta vez 
más en gemido que en protesta. Sentí como los senos de 
ella se apretaban contra los míos y su boca volvió 
a invadir la mía, esta vez mi lengua ya no 
se resistió y todos mis miedos, ascos y prejuicios se 
fueron quedando atrás. Sentí su saliva intercambiarse por la mía 
y la sorbí gustosa. La abracé y acaricié su cabellera 
azabache. ¡No temas preciosa! ¡Te voy a tratar como nadie lo 
ha hecho! – dijo mi prima en mi oído. Me volvió 
a besar y luego muy lentamente fue descendiendo por mi 
cuerpo, me mamó de nuevo los senos, esta vez uno 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar