Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 7 de 7

POR: Cazzique
VOTOS: | VISITAS: 1988 | 21-11-2007 11:29:32

Las primas

movimientos eran suaves, lentos y profundos. Mis ansias se regaron 
mucho antes de lo que había supuesto, el palo de 
mentira fue regado con las mieles de mi ser. ¡Siiii, no 
te dentengas.... mássss! – pedí. Sandra siguió moviendo sus caderas dentro 
de mi sin pausas, me besaba los tobillos y jugueteaban 
sus manos con mis senos, el siguiente orgasmo tampoco tardó 
demasiado tiempo en presentarse y entre movimientos de mis caderas 
e impulsos de las suyas nuevamente festejé esos segundos de 
dicha. Era tiempo de regalar lo aprendido a mi profesora y 
rápidamente me coloqué el juguete que ella había dejado. ¿Cómo lo 
quieres? – me preguntó. ¡Empínate! Sandra se quedó empinada en la orilla 
de la cama, sus nalgas redondas se marcaban perfectamente y 
dejaba ver al centro su ano y su sexo bañado 
de jugos viscosos. Me acomodé detrás de esas ricas redondeses 
y apunté esa barra contra los labios vaginales. Comencé a 
empujar viendo como la punta iba perforando la hendidura. La 
cabezota entró completamente y de una sola embestida me fui 
hasta dentro de su vulva. ¡Haaaa, sí! – gimió ella. Me sujeté 
de sus caderas y comencé a bombearla lentamente, justo como 
ella lo había hecho. La gran verga sintética comenzó a 
entrar y salir de esa deliciosa concha mojada produciendo deliciosos 
sonidos ‘¡Plash, plash, chop!’ y yo fascinada apreciaba como perforaba 
las carnes de mi prima mayor. Su explosión interna fue 
anunciada con gemidos entrecortados y palabras incoherentes que escapaban de 
los más profundo de su ser. Sus caderas se movían 
también circularmente haciendo más placentero el gocé de ambas pues 
mi vulva no dejaba de soltar sus mieles y estas 
escurrían por mis suaves y blancos muslos. Cómo ella me 
lo enseñó la dejé descansar unos segundos tras su orgasmo 
y después continué perforándole la concha. La cogí de esa forma 
un rato más sin mayores cambios hasta que por fin 
llegó a su desahogo lúbrico. Nos tendimos en la misma cama, 
sudorosas, llenas de jugos vaginales, con la respiración agitada; pero 
completamente saciadas y satisfechas. Así nos quedamos dormidas una al 
lado de la otra y no despertamos sino hasta que 
nuestras otras primas tocaron a la puerta, rápidamente nos medio 
arreglamos y abrimos, al entrar ellas comentaron que olía a 
sexo y no había modo de negarlo. Entonces graciosamente inventé 
que por la noche después de que se fueron nosotras 
habíamos salido a caminar y nos encontramos con unos chicos 
muy agradables, los invitamos a la habitación y terminamos haciendo 
el amor. Las dos se lo creyeron y envidiaron nuestra 
suerte pues ellas no pudieron encontrar nada en el antro 
al que fueron. Sandra y yo no nos volvimos a separar 
más durante el resto de las vacaciones y fue muy 
duro regresar a nuestras vidas normales. Bueno, casi normales ya 
que esa relación aún dura. Solamente nos vemos muy de 
vez en cuando pero cuando lo hacemos no paramos de 
amarnos hasta quedar completamente saciadas de todo ese tiempo sin 
sexo.           
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar