Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 1 de 3

POR: william ashbless
VOTOS: | VISITAS: 1380 | 21-11-2007 11:32:19

Venganza salvaje

Carolina admira su propia imagen en el espejo. --Joder... vaya polvo 
que tengo --exclama... y tiene razón. A sus treintaicinco años es 
la envidia de cuanta jovencita se cruza con ella por 
la calle y por fín ha llegado el día de 
aprovechar los regalos que la naturaleza le ha dado. Se viste 
muy despacio, recreándose en la espera. Lentamente se pone las 
medias blancas y el minivestido de enfermera. Despues se maquilla 
y da un último toque a su nuevo peinado. Su 
marido jamás la ha visto de rubia... la venganza está 
servida. Siente un escalofrío de lujuria cuando se coloca el 
diafragma, justo antes de ponerse las braguitas. Por último, se 
ajusta el blanco antifaz de encaje. "Estoy preciosa, piensa. Vestida para 
follar" Al llegar a la calle toma un taxi, disfrutando del 
placer de acercarse cada vez más a su objetivo, como 
un depredador ansiando devorar a su presa. "Salvo por que 
la presa soy yo, piensa." El taxi llega a su destino 
y Carolina baja lentamente, disfrutando de las miradas que hombres 
y mujeres le dirigen mientras cruza la calle. Son miradas 
de admiración. Nadie se preocupa por su atuendo. "Al fín 
y al cabo estamos en carnaval, se dice" Llama a la 
puerta del club y una voz masculina le responde: --Está cerrado 
al público, es una fiesta privada. --Lo sé, estoy invitada. --contesta 
ella. La puerta se abre. Un muchacho muy atractivo contempla a 
Carolina de arriba a abajo. Está desnudo y le gusta 
lo que vé, a juzgar por la erección que muestra 
en honor a la recién llegada. Ella entra. El joven 
cierra la puerta y comienza a acariciar el precioso rostro 
de Carolina. --Que enfermera tan bonita. ¿Te gustaría que te pusiera 
una inyección? --Me encantaría, peque.  --¡Tía! ¿Que haces aquí? --Exclama el 
chico, mientras Carolina comprueba como la erección de su sobrino, 
lejos de menguar con la sorpresa, crece aún más. --Divertirme, cariño. 
El glande, duro como una manzana, late de deseo por 
ella a pocos centímetros de su boca. --¿Te gustaría follarme? --le 
pregunta, mimosa. --Ya lo creo. --Llévame adentro. Carolina se recuesta sobre el suave 
pecho de su sobrino, mientras la lleva en brazos hacia 
el interior del club. Una chica muy guapa, vestida de monja, 
se cruza con ellos en el pasillo --¡Vaya caramelito ha llegado! 
--exclama con voz cómplice--. Te van a destrozar, cariño. --Eso espero 
--contesta Carolina, mientras su sobrino abre la cortina, invitándola a 
la primera orgía de su vida. Por todas partes se ven 
parejas, tríos y grupos follando furiosamente. Sobre la barra, una 
generosa fuente de cristal ofrece pastillas de viagra, y varias 
chicas hermosas, disfrazadas de fantasía, ofrecen champán de marca y 
otros servicios a los invitados. Al fondo de la sala 
en semipemumbra, Carolina divisa una enorme cama redonda, donde los 
numerosos miembros de la familia de su marido, disfrutan de 
las jóvenes hembras en compañía de los atractivos amigos de 
Dani, su hijo pólitico. --El muy cabrón... --susurra Carolina al oido 
de su sobrino, oculta tras el antifaz de encaje--. Apenas 
llevo un año casada con él y ya me está 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar