Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 3 de 9

POR: jurfi
VOTOS: | VISITAS: 2057 | 21-11-2007 12:09:40

Luna de miel

clima tropical muy distendido en el que mi esposa puso 
la nota sensual. Al llegar se acomodó cerca de una 
hamaca y parada, frente a todos, se quitó el pareo 
y el sostén quedando vestida con tan solo un minúsculo 
hilo dental que le dejaba todo el culo al aire 
y apenas le cubría su depilada entrepierna. Me preguntó si 
me apetecía beber algo y así como estaba, casi desnuda, 
se dirigió al bar en busca de refrescos. Durante ese 
trayecto despertó todo tipo de exclamaciones, las mujeres que hacían 
top less se limitaban a tomar sol, ninguna desfilaba frente 
a todos como mi mujer.  En la barra la atendió 
un lindo moreno de cuerpo atlético, muy fornido y de 
una sonrisa tan amplia que yo podía ver sus dientes 
desde el lado opuesto. Conversaron muy entretenidos y ella se 
quedó un largo tiempo riéndose de buena gana. Al rato 
se unieron dos amigos y quedaron los cuatro reunidos. Mi 
esposa se disculpó un momento, se acercó a mí, me 
dio mi refresco y me comunicó que se quedaría charlando 
con sus nuevos amigos, "si me parecía bien". Le dije 
que todo estaba muy bien, de maravillas agregué, y se 
marchó feliz.  Durante dos horas observé muy excitado como mi 
mujer jugaba, tocaba y se dejaba tocar por aquellos muchachos 
que se desvivían por conquistarla. No olvidemos su casi total 
desnudez frente a tantos hombres. Fue muy estimulante ver cuando 
hicieron un juego con una pelota en el que mi 
mujer quedó en el medio tratando de recuperarla y comprobar 
como sus tetas se movían libremente mientras los jóvenes aprovechaban 
la ocasión para manosearla todo lo que podían sobre todo 
al ver que no oponía resistencia. Por momentos me di 
cuenta de que cuando ella se agachaba alguno de los 
morenos "accidentalmente" se apoyaba contra su trasero desnudo, situación que 
ella aprovechaba para quedarse en esa posición mirando hacia mi 
sector para confirmar que no me estuviera perdiendo ningún detalle. 
También vi claramente como en unas cuantas ocasiones se agarró 
del bulto de alguno de ellos riéndose descaradamente.  Cuando terminaron 
de jugar uno de los muchachos se acercó a mí 
y como si me conociera desde siempre, sin presentarse, me 
pidió la crema bronceadora. Se la di y regresó al 
lado de mi mujer para untarle, a su pedido, todo 
el cuerpo, especialmente las nalgas y la cara interna de 
los muslos que al llegar las yemas de los dedos 
a la cercanía de la vulva hacían que en un 
acto reflejo levantara la cola y la volviese a bajar 
apretando fuertemente las rodillas. Luego la hizo acostar boca arriba 
dedicando un cuidado y tiempo especial a sus senos, dejándolos 
brillantes y con los pezones erectos. Pude ver la cara 
de satisfacción de ambos y supe entonces que mi mayor 
placer consistía en observar cómo mi mujer se dejaba seducir 
con decisión y alegría. Pasado ese tiempo regresó a mi lado 
y nos quedamos otra hora disfrutando de la tarde mientras 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar