Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 4 de 9

POR: jurfi
VOTOS: | VISITAS: 2056 | 21-11-2007 12:09:40

Luna de miel

los demás huéspedes nos miraban y comentaban en voz baja. 
Al regresar a la habitación la tomé entre mis brazos 
y sin decir palabra la besé con ardiente pasión, pasé 
mi lengua mojada por su cuello y descendí lentamente para 
lamer sus axilas perfumadas de transpiración, crema bronceadora y agua 
de la piscina que sumado al fuerte aroma a hembra 
en celo me llenaron de placer. Bajé luego por sus 
pechos, lamí su vientre y lentamente fui llegando a su 
vagina que encontré completamente inundada, dándome una prueba más de 
lo excitada que estaba. Bebí sus jugos hasta saciar mi 
angustiante sed sin dejarla acabar. Ella entendió mi propósito, (busca 
quien te satisfaga), me abrazó y nos dormimos un rato. 
Luego nos preparamos para enfrentar la noche.  Durante la cena 
se dedicó a volver loco a un caballero de unos 
sesenta años. Para su suerte, o desgracia, el hombre quedó 
sentado frente a ella sin poder apartar su mirada en 
toda la cena. Ella estaba espectacular con un vestido de 
seda que se le pegaba muy bien al cuerpo, sin 
espalda y con un tajo de costado que dejaba ver 
su pierna izquierda completa. Para evitar las marcas no llevaba 
ropa interior y este detalle se notaba tanto que cuando 
el hombre se percató se puso tan colorado que temí 
por su salud. En la segunda oportunidad que ella se 
agachó a recoger la servilleta "que se le había caído", 
mostrando sus pechos desnudos, el pobre tipo no aguantó más, 
se levantó junto con su esposa y se retiró sin 
mirar más para atrás. El que miraba atentamente era yo 
que no podía sentirme más orgulloso por la espléndida mujer 
que tenía y caliente por comprobar lo deseada que era, 
tanto que cuatro mozos se pasaron toda la velada atendiéndonos 
especialmente, sirviendo a mi mujer hasta en los más pequeños 
detalles por lo que cada uno de ellos recibió, al 
retirarnos, un cariñoso beso muy cerca de la comisura y 
una caricia en el pecho que los debe haber dejado 
sin aliento. Al retirarnos supe, por que lo sentí, que 
todas las miradas del local estaban depositadas en ella y 
vibré.  Y ahora, le dije, ¡a bailar! Nos dirigimos a la 
disco conversando de temas tan diversos como la decoración del 
hotel, lo apacible del clima, la buena onda de los 
huéspedes o lo enamorados que nos sentíamos, es decir que 
evitamos expresamente comentar las situaciones ya descriptas. - Creo que sería 
mejor llegar separados a la disco, me sugirió, y yo 
acepté. Entré primero, mientras ella fue al toilete.  Me ubiqué en 
una mesa cercana a la barra de manera que tanto 
podría observar a quienes bebieran una copa parados como a 
aquellos que ocupasen una mesa cercana a la pista o, 
más discreta, en el fondo. No había mucha gente, una 
pareja bailando, otras dos sentadas muy acarameladas y tres hombres 
parados junto a la barra. Hasta ese momento la pareja 
que bailaba atraía la atención de todos. Ella era una 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar