Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 6 de 9

POR: jurfi
VOTOS: | VISITAS: 2058 | 21-11-2007 12:09:40

Luna de miel

disculpó y se retiró al baño. Al pasar a mi 
lado se detuvo frente a mí con las piernas separadas 
y me dijo:  - No sé si podré negarme.  Lo 
pensó un instante y repitió:  No deseo negarme.  Yo la 
miré, le sonreí, con discreción pasé mis dedos por su 
hirviente ranura que se encontraba al alcance de mi mano 
y solo dije:  Nada te he pedido, solo que seas 
auténtica.  Llegaré tarde.  Te esperaré. Lo último que vi esa noche 
fue cuando se alejaba, con un hombre a cada lado, 
cada uno con una mano sobre una de sus nalgas, 
ella sujetando a cada uno por la cintura, cada uno 
besándole el cuello debajo de la oreja, mientras ella me 
observaba lamerme los dedos.  Las tres horas que duró la 
espera me resultaron difíciles de sobrellevar. Una mezcla de placer 
y dolor se adueñó de mi cuerpo y de mi 
mente haciéndome temblar sin poder controlarme. He transpirado como nunca 
en mi vida, he llorado preso del pavor que me 
ocasionaba el miedo a perderla y he sentido la adrenalina 
fluir por mis arterias al pensar que en esos momentos, 
mientras yo esperaba, ella estaría siendo penetrada por dos formidables 
machos a quienes ella misma había excitado hasta la locura. 
Durante esas horas me propuse no masturbarme a pesar de 
soportar una calentura sumamente intensa que me provocaba un dolor 
tremendo en los testículos. Decidí que la esperaría sin tocarme 
y si mi cuerpo decidía eyacular lo haría por si 
solo, sin mi consentimiento. Pero a pesar de los pensamientos 
que me llevaban a contenerme, cada minuto que pasaba la 
imaginaba entre los brazos de esos hombres siendo besada, lamida 
y penetrada de todas las maneras imaginables y mi pija 
se enrojecía hasta parecer explotar. A todas las dudas que 
se me presentaban, a todos los temores que se adueñaban 
de mi cordura se oponía mi miembro bien erecto que 
parecía decirme: esta es la verdad, esto es lo que 
tanto deseas.  Cuando la escuché llegar mi corazón dio un 
vuelco. Pensé que por muy machos que fueran esos hombres, 
por más fornidos, potentes y viriles que fueran, ella era 
exclusivamente mía, y siempre volvería a mí por que me 
amaba y por que yo era quien más la complacía 
al permitirle ser feliz, aún arriesgándome de la manera que 
lo hacía.  Cerré los ojos fingiendo dormir. Me encontró desnudo 
tendido sobre la inmaculada sábana blanca con los brazos y 
las piernas bien abiertas, en cruz, y con el pene 
muy erecto. Subió a la enorme cama por el lado 
de los pies y gateando, sin tocarme, llegó a mi 
entrepierna. Sin dudarlo se metió toda mi pija en la 
boca de un solo envión y en el momento en 
que el glande hizo tope contra su garganta, como si 
se encendiese una poderosa caldera eyaculé con tanta intensidad que 
necesité mirar su boca para comprobar que no estaba muriendo, 
por que en realidad fue tan fuerte la descarga que 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar