Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 1 de 9

POR: jurfi
VOTOS: | VISITAS: 2056 | 21-11-2007 12:09:40

Luna de miel

Si hay algo que me gusta en esta vida son 
las mujeres, pero una en especial me vuelve loco: mi 
esposa. Ella es muy hermosa, no-solo ante mis ojos, sino 
ante la mirada generalizada de hombres y mujeres. Así como a 
mí me gusta observarla, ella disfruta al exhibirse. No sabría 
decir cual de los dos se excita más ante la 
misma situación. Y lo fuimos descubriendo desde la época escolar, 
cuando éramos compañeros de clase. Por esos días ella llegaba cada 
mañana a la escuela vestida impecablemente pero a medida que 
avanzaban las horas y los recreos su falda escocesa iba 
ascendiendo por sus blancos y firmes muslos hasta cubrir escasamente 
lo imprescindible y su escote se tornaba más visible, ofreciéndose 
generosamente a profesores y alumnos sin ningún recato permitiendo que 
se deleitaran con unos pechos tan graciosos, exactos en su 
tamaño, turgentes, perfectos que parecían copiados de alguna escultura griega. 
A la salida se reunía con todos los muchachos. Íbamos 
a tomar algo y recibía diariamente propuestas de todo tipo 
a las que respondía casi siempre con evasivas aunque dejando 
muchas veces las puertas abiertas. Es que no le gustaba 
desalentar a ninguno, por feo o pesado que fuera. Tal vez 
por ser quien nunca le propuso nada pero a la 
vez quien se quedaba siempre a un costado observándola sin 
emitir opinión, se fijó en mí. Poco a poco empezó a 
exhibirse para mí de una manera diferente a los demás. 
Frente a mí no solo cruzaba las piernas sino que 
además las abría para que pudiera ver la tela de 
su tanguita, en la biblioteca me pedía que le sujetara 
la escalera, argumentando temor a caerse, para que la pudiera 
observar mientras subía a buscar algún libro o se inclinaba 
sobre el escritorio permitiéndome ver como caían sus tetas en 
casi toda su extensión mientras me miraba, se mordía una 
uña y sonreía con picardía. Yo disfrutaba mucho del espectáculo que 
me ofrecía pero fiel a mi estilo jamás dije o 
insinué nada. Esto le hizo creer que no tenía interés 
en ella y optó por lo que siempre optan las 
mujeres: intentó darme celos. Fue así como comenzó a mostrar 
cada vez más su cuerpo llegando incluso a quitarse la 
ropa interior en algún recreo para abrir sus piernas descaradamente 
en clase, ocasionando el correspondiente revuelo entre los compañeros y 
el flechazo en mi, que me enamoré perdidamente. Al concluir la 
escuela nos pusimos de novio y ella, que me ama 
sinceramente, en un rapto de madurez, suponiendo que me haría 
feliz, intentó cambiar. Empezó a vestirse con recato, cambió las 
faldas cortas por unas que llegaban por debajo de las 
rodillas, suprimió los escotes, dejó de pintarrajearse y yo lo 
acepté sin emitir opinión pero reservándome el derecho de observar 
aquellas piernas y escotes de otras mujeres que se cruzaran 
ante mis ojos.  Esta circunstancia pronto provocó la primera discusión 
y mi primera respuesta intencionada: "si tu no permites que 
observen tu belleza, de la que me siento tan orgulloso, 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar