Escorts

 
 
 
 
 
 
 

Pagina 1 de 2

POR: Alberto
VOTOS: | VISITAS: 830 | 21-04-2014 17:39:20

Damian

Mi primer acto sexual fue como pasivo, a los 16 
años. Pablo, un hombre que me doblaba la edad, se 
las arregló para que no estuviéramos solos en la casa 
de su madre y, una vez allí, me fue seduciendo 
hasta que logró que entregue mi culito virgen a su 
lujuria. Debo aclarar que ese acto de pérdida de mi 
virginidad anal, si bien él supo seducirme con palabras dulces 
y caricias, fue con mi total consentimiento  participación. Y 
aun así, necesitó dos intentos para lograrlo. En el primero, 
aunque su verga era de tamaño normal, más bien pequeña, 
cuando hizo su primera entrada, abriendo violentamente mi culito inexperto, 
me causó bastante dolor y, para su desesperación, me lo 
saqué de encima. En cambio en el segundo, acariciándome no 
sólo mis nalgas sino también mi verga, me calentó lo 
suficiente para que yo, superando mis vergüenzas y mis miedos, 
le entregara lo que tanto buscaba.  Sus caricias, en el 
momento de cogerme, se transformaron en paja y acabamos juntos. 
Esa iniciación se repitió durante unos tres meses, siempre haciéndome 
acabar junto con él, de tal forma que comencé a 
pensar qué era realmente lo que me daba placer ¿su 
verga en mi culo o la paja que me hacía? Tiempo 
después, amplié mis experiencias sexuales haciendo de activo y encontré 
mucho placer cogiendo mujeres, olvidando mis comienzos como pasivo. Pero 
estas cosas no se olvidan fácilmente y un buen día, 
asumiendo mi bisexualidad, volví a buscar vergas. Y allí comencé a 
preguntarme nuevamente si me sería posible gozar solamente con el 
culo. Decidido a averiguarlo trataba que no me toquen la 
verga mientras me cogían pero esto no es fácil porque 
la mayoría de ellos querían hacerlo para que acabar juntos. 
Pero yo seguía buscando hasta que tuve la suerte de 
conocer a Damián, que tenía un lugar en Rodríguez Peña. 
Este muchacho era especial, no hacía juegos previos de modo 
que no había besos, palabras dulces ni caricias. Entrabas, te 
daba la mano, muy formalmente y te decía “ahí está 
la cama, dejá la ropa en la silla y ponete 
en cuatro”, mientras él se desnudaba, buscaba el gel y 
se acercaba por atrás. Mientras ponía el gel en la 
raya mejoraba la pose bajando la cabeza para el culo 
se levante y se abra. Poniéndose de rodillas, con su 
verga en la mano, corregía la altura del culo y, 
una vez encontrado el punto de acceso, apoyaba su glande 
y empujaba con todo. Atendía desde el mediodía y los que 
nos hicimos clientes, sabíamos que el primer culo recibía el 
gran premio y que, para el segundo, las cosas eran 
menores. Había que estar atento para ser el primero si 
querías gozarlo a Damián en su plenitud. Yo lo logré 
varias veces pero no era fácil tragarse aquella enorme verga. 
La mayoría de las veces no podía aguantar ese primer 
vergazo y, para demorar un poco me hacía hacia adelante, 
aflojando la presión. Pero Damián estaba acostumbrado a que los 
...



Su opinion es importante para los autores de los relatos, por favor deje su opinion y su puntaje del relato, solo le tomara 1 minuto y ayudara a que la gente que crea los relatos puedan mejorarlos.
Gracias.

Comentarios del Relato (0) Comentarios : (0)
Agregar este relato a FavoritosAgregar a Favoritos
Reportar Relato Reportar Relato
Enviar este Relato a un amigo Enviar este Relato a un amigo

¿Que te parecio?

Excelente
Bueno
Regular
Malo
Muy Malo


NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

Si buscas a las mejores ESCORTS  las  encontraras  en este Link: www.tusencantos.com.ar